VOLVER A PORTADA

Translate

Comparte este post con tus amigos

LOS ÁRBOLES MEDICINALES Y SAGRADOS


 ALGUNOS ÁRBOLES MEDICINALES Y SAGRADOS

       El uso de plantas medicinales es tan antiguo como la humanidad, como ya hemos visto, pero el desarrollo de la Fitoterapia de un modo oficial no comenzará hasta el  siglo XVI, momento en que se publica en Florencia el Antidotarum Florentinum (lista de remedios y preparados oficinales) y P. A. Mattioli (médico italiano, 1501-1577), comenta en su lengua materna, y no en latín, la obra de Dioscórides, con lo que se convierte en un libro de amplia tirada.
Posteriormente, en los siglos XVII y XVIII la farmacología y la química tuvieron un gran desarrollo al descubrirse numerosos principios activos, pero habría que esperar hasta el siglo XIX y XX para que se dieran grandes avances en la Química, Física y Botánica.
En la actualidad, numerosos investigadores siguen trabajando para averiguar los principios activos de las plantas medicinales, aplicando métodos modernos, ya que después del auge de los medicamentos químicos, hoy día se va volviendo a la fitoterapia, potenciada por la homeopatía y otras medicinas alternativas, que cuentan con la ventaja de ser menos agresivas y con menos o ningún efecto secundario.
Hay muchas formas de preparar las plantas medicinales, pero siempre es necesario con anterioridad, o conocerlas muy bien o ponerse en manos de un buen especialista. La técnica es bastante amplia, desde la infusión[1] hasta aquellas que requieren equipos especiales.
Cada zona tiene sus propias plantas y sus propias recetas, transmitidas generalmente de forma oral de padres a hijos entre aquellas familias que por cualquier motivo se han dedicado al oficio de sanador. La figura del curandero es harto conocida en nuestros pueblos y aldeas, donde la medicina tradicional apenas llega; suele ser una persona anciana con grandes conocimientos empíricos y no científicos, acumulados a través de generaciones, y que ejercen la actividad de sanar sin ánimo de lucro, sino por el bien general, compatibilizándola con labores de pastoreo o de agricultura. Estas personas conocen muy bien las plantas de su entorno y su utilidad, además de colocar huesos y otros menesteres. Pero, a pesar de ser maravillosa la labor que realizan, hoy día no es suficiente con la experiencia y tratamos de conocer cómo actúa una planta curativa, qué principios activos contiene.
Los principios activos son metabolitos de las plantas, es decir, sustancias que  se encuentran incluso, a veces, como deshechos metabólicos, pero que actuando en conjunto, como coadyuvantes o como moduladores producen una actividad terapéutica. 
En una planta puede haber cientos de sustancias químicas como sales minerales, oligoelementos, glúcidos, heterósidos, lípidos, prótidos, alcaloides, etc.
Así, por ejemplo:
   
    EL ABEDUL, EL ÁRBOL SAGRADO DE LOS CELTAS (Betula alba L.  ABEDUL; BIDUL; BIDUEIRO; ABEDOLL.  Familia: Betuláceas) contiene los siguientes principios activos:
· Aceite esencial. Flavonoides (miricitrina e hiperósido). Triterpenos. Carotenoides. Ácidos fenólicos. Taninos catéquicos y procianidoles;  por lo que está indicado en casos de:
              Oliguria, litiasis renal, cólicos nefríticos, cistitis, uretritis, hiperuricemia, gota, reumatismos, artrosis, etc.

2.          










 EL HAYA, EL TEMPLO DE JÚPITER (Fagus sylvatica L. HAYA; FAYA; FAGO; HAY; FAGT; PAYO   Familia: Fagáceas) contiene los siguientes principios activos:
·                   Xilano. Mezcla de fenoles;  por lo que se usa como :
            Antiinflamatorio (demulcente), antiateromatosa, y, popularmente, en la prevención de las aterotrombosis y en disturbios cutáneos de origen microcirculatorio.






         EL LAUREL: LA  METAMORFOSIS. (Laurus nobilis L.  LAUREL; LLORER; LOURO.  Familia: Lauráceas)  contiene los siguientes principios activos:
·                   Aceite volátil (cineol, linalol, mucilago, tanino, resina, etc.) por lo que está indicado como:
           Aperitivo, eupéptico y carminativo. Diurético, emenagogo, antirreumático y antiinflamatorio.            

 EL MANZANO: EL ORBE (Malus pumila  Mill. MANZANO, MANZANAL,                MANZANERA. Familia: Rosáceas) contiene los siguientes principios activos:
·                   Ácidos orgánicos (málico, cítrico y ascóbico), glúcidos (glucosa, levulosa, sacarosa), pectina, taninos gálicos y catéquicos y vitamina C. Las semillas contienen un hetrósido cianogenético (amigdalonitrileglucósido) y cantidades ignotas de estrona y progesterona,  por lo que está indicado como:
                Laxante mecánico, cuando la manzana está muy madura (la madurez baja el contenido en taninos y aumenta la riqueza en pectinas y ácidos orgánicos). Hipocolesterolemiante (por las pectinas). Se usan en el tratamiento  de dispepsias digestivas y diarreas (especialmente de los niños).  En disturbios digestivos, popularmente se hace el régimen o cura de manzanas, que consiste en estar dos o tres días, exclusivamente, a dieta de manzanas.

                    EL OLIVO: LA ENERGÍA  
        (Olea europea L.    OLIVO; OLIVEIRA; OLIVERA. Familia: Oleáceas), contiene los siguientes principios activos:

·                   Glucósidos, taninos, azúcares, lípidos, prótidos, ácidos grasos, encimas, vitaminas, por lo que está indicado como:

Febrífugo, hipotensor, aperitivo, tónico, laxante, emoliente.

            
       EL ROBLE: EL ÁRBOL DE LA REGENERACIÓN. (Quercus robur L.ROBLE; CARBALLO; ARIZA.  Familia: Fagáceas), contiene los siguiente principios activos:
·                   Taninos gálicos y elágicos, catecoles y glucósidos amargos;  por lo que está indicado como:

Astringente, hemostático, antibacteriano, diurético, metrorragias y heridas.


   
EL SAUCE: EL ÁRBOL DE LA VIDA Y LA MUERTE. (Salix alba L. SAUCE, SALICE; SALGUEIRO. Familia: Salicáceas), contiene los siguientes principios activos:
·                   Glucósidos fenólicos, flavonoides, taninos catéquicos, áciodo salicílico, cafeico,etc., por lo que está indicado como:

Antirreumático, analgésico-antipirético, antiagregante plaquetario, astringente. Indicado en el tratamiento del reumatismo agudo y crónico, mialgias, fiebre, gripe, cefaleas, migrañas, amenorrea, menopausia, prevención de tromboembolismos.


          



  
  EL FRESNO :  LA VARITA DE LOS DRUIDAS (Fraxinus excelsior L.FRESNO; FRASSINO; FREIXO. Familia: Oleáceas), contiene los siguientes principios activos:

·                   Flavonoides, cumarinas, taninos catéquicos y gálicos. Ácidos fenólicos. Manitol, inositol y ácidos orgánicos;  por lo que está indicado como:
             Diurético, antiinflamatorio, laxante suave, uretritis, cistitis, litiasis renal, reumatismo gotoso y articular agudo, gripe y catarros.


Estos ocho árboles nos dan una pequeñísima muestra de los principios activos y su acción en el organismo humano. Árboles medicinales y sagrados hay muchos y variados a lo largo del mundo; cada cultura ha tenido uno o varios adaptados a sus creencias, como veremos más adelante.



[1] Existen distintas formas de extraer los principios activos: infuso, decocto, tisana, zumos, aceites, tinturas, jarabes, cápsulas, cremas, etc.




Comentarios

BLOGS DE VOCABULA